TIERRA Y LIBERTAD

En 1911 un ejército anarcomunista, organizado desde Los Ángeles por Ricardo Flores Magón y el Partido Liberal Mexicano, tomó las ciudades fronteriza de Tijuana y Mexicali e izó por primera vez en el continente, y probablemente el mundo, la bandera anarquista de “Tierra y Libertad”, palabras blancas sobre una tela roja. El experimento duró menos de seis meses, pero marcó la región fronteriza.

De manera paradójica, Tijuana es oficialmente heroica por derrotar al ejército de Flores Magón, un héroe nacional. Una disparatada campaña local de desprestigio acusa al ejército de Magón, conocido por su lucha en contra de cualquier tipo de estado, de querer anexar Baja California a EEUU. Se dice que en ese momento nació el nacionalismo en esta porción de la frontera, donde el tercer mundo vive hombro a hombro con la quinta economía más grande del mundo: el estado de California. Al parecer, en esta esquina, ser mexicano y heroico coincide con rechazar una utopía, apoyar una dictadura y apostarle al capitalismo.

Desde 2016, el Comité Magonista ha llevado a cabo una serie de intervenciones mediante las que hemos intentado reintroducir la bandera de “Tierra y Libertad” en Tijuana, recuperando un pasado perdido y trazando líneas de fuga hacia el futuro cercano. Como actividad clave, hacemos banderas en espacios públicos y las distribuimos en diversos eventos, que van desde distribuir cobijas a las personas que duermen en la calle hasta alimentar a más de 200 personas, construir cometas con el lema que cruzan la frontera, hasta hacer caminatas históricas en la ciudad y desplegar mantas en el Palacio de Bellas Artes en la Ciudad de México. Más de 100 personas han colaborado en las intervenciones, que normalmente culminan en una fiesta, celebrando la posibilidad de que este pudo haber sido el primer estado Anarco-Comunista del mundo.

El proyecto intenta discutir varios problemas públicamente y a través de actos, como la relevancia de “Tierra y Libertad” a inicios del siglo XXI, la resurrección y reinterpretación de  hechos y archivos históricos, la idea del extrañamiento cognitivo como herramienta crítica, las (est)éticas del habitar, las posibilidades de que artistas e intelectuales trabajen a nivel calle. Buscamos en estos eventos diversas líneas de fuga: respuestas públicas ante el lema, la materialidad de la bandera, la creación de Zonas Temporalmente Autónomas, el penshacer, la vida autónoma de los íconos y los materiales, además de aliarnos y producir alternativas al compromiso político en la zona fronteriza.

Aquí puedes ver un par de video.

El Comité Magonista “Tierra y Libertad” es una agrupación imaginaria, abierta, horizontal y transfronteriza de membresía variable que desde la Comuna de las Californias se dedica a la psicronogeografía pública. A partir de penshacer, busca alborotar conciencias, y erotizar el cuerpo social, sin temerle ni al error ni al ridículo ni al absurdo, para provocar coincidencias, interferencias, momentos y posibilidades.